"ADVIENTO es el tiempo indicado para despertar a la verdad acerca de nosotros mismos. La condición previa para un Adviento fecundo es la renuncia a gestos presuntuosos y sueños seductores con los que el hombre espera engañarse a sí mismo y a los demás, adelantando muchas veces sus programas a las obras. Si no lo hace, la dura realidad puede apoderarse de él y obligarle a adentrarse por un camino que no le ocasionará más que ansiedad y sufrimiento (...)

Lo que ante todo crea la íntima felicidad de este tiempo

y enciende en los corazones la luz interior es el hecho de que  el Adviento está bendecido con todas las promesas del Señor.

Conmoción, despertar: por ahí empieza ante todo la vida a hacerse digna vida del Adviento. Es precisamente en la aspereza del desperatr, en el desamparo experimentado al volver en sí, en la miseria de la experiencia de los propios límites, donde alcazan al hombre los hilos dorados que en este tiempo unen cielo y tierra y transmiten al mundo un presentimiento de la plenitud a la que está llamado y es capaz".

A. DELP (s.j), Meditaciones, "Figuras del Adviento".

http://www.ignatianspirituality.com/ignatian-voices/20th-century-ignatian-voices/alfred-delp-sj

 

Tagged Under

Aviso Legal

politica de cookies